REIKI

Reiki es una técnica japonesa que persigue la curación a través de la imposición de manos. El receptor recibe el tratamiento completo en una camilla, en sesiones que duran entre 45 y 60 minutos. Entre tanto, el terapeuta de Reiki trabaja en diversas posiciones sobre el cuerpo del paciente para tratar las afecciones del paciente.

Los resultados sobre el estrés suelen ser bastante rápidos y efectivos, de manera que con solo una o dos sesiones pueden aliviarse de forma considerable la ansiedad y el nerviosismo, somatizadas en muchas ocasiones en dolores de cabeza, musculares o dificultades para dormir.

Reiki se utiliza como terapia de apoyo ante cualquier molestia o dolencia, ya que incrementar el bienestar de la persona.

Se trata de una terapia milenaria de medicina natural que trabaja con la energía vital para mejorar la capacidad de defensa del organismo. El terapeuta de Reiki equilibra los centros energéticos del cuerpo denominados chakras, de forma que aplica la imposición de manos en estos puntos del organismo.

Desde la primera sesión las personas comienzan a sentirse más aliviadas debido a los efectos relajantes de esta terapia de sanación. Una de las características más extraordinarias de Reiki es la ausencia de contraindicaciones. No intenta sustituir la terapia médica sino que constituye una ayuda en el proceso de curación, ya que disminuye el dolor, los nervios en tensión se calman y el sueño mejora. Toda aplicación de Reiki conduce siempre a un mayor bienestar psicofísico.

 

 

VOLVER A INICIO